Lo que tiene alas - Eduardo JordaSinopsis. Este volumen reúne catorce lecturas en profundidad de algunas obras clásicas de la narrativa breve, desde Gógol hasta John Cheever y Raymond Carver, pasando por Melville, Henry James o Yasunari Kawabata. Los comentarios surgieron de un taller de creación literaria donde Eduardo Jordá, –ante todo narrador–, ha ido explicando los sutiles mecanismos compositivos que permiten alcanzar algo muy parecido a la perfección artística. El título del libro está tomado de un aforismo de Joubert –“Todo lo que tiene alas está fuera del alcance de las leyes”–, pues el ensayista elude las interpretaciones académicas o profesorales que a menudo no hacen otra cosa que oscurecer los relatos en vez de iluminarlos. Para Jordá, la mejor interpretación posible de un relato es una lectura atenta por parte de un buen lector. ¿Quién le roba el abrigo al escribiente de Gógol? ¿Existen o no existen los fantasmas de La vuelta de tuerca? ¿Qué altura tenía el edificio en el que trabajaba Bartleby el escribiente? ¿Dónde está realmente el nadador de John Cheever cuando empieza la historia? ¿Existió un burdel real con muchachas narcotizadas en el que se inspirara Kawabata? Estas son las preguntas que Jordá responde en las catorce esclarecedoras y fascinantes lecturas de Lo que tiene alas.

Lo que tiene alas. Eduardo Jordá

Fundación José Manuel Lara | junio 2014 | cartoné | 222 pp.
ISBN: 9788496824546


Eduardo Jordá es, por decirlo con franqueza, uno de mis autores fetiche. Son ya casi tres lustros desde que lo descubriera por primera vez, recién llegado a la mayoría de edad, y es de esos autores que, de cuando en cuando, me acuerdo de él, y estoy rápido en buscar a ver qué tiene de nuevo. No hace mucho se publicó en Rey Lear Yo vi a Nick Drake, una colección de relatos modélicos, donde se aprecia con rotundidad el buen quehacer narrativo de este autor. Y no es lo único que Jordá hace bien, pues tiene una pluma bastante polifacética: la primera vez que le leí, cuando no era entonces más que un nombre desconocido para mí, fue en un artículo de la revista Mercurio, donde describía las lápidas y tumbas de un cementerio irlandés —creo, pues aunque he rebuscado aquel artículo, no he logrado volver a disfrutar de él—, en un tipo de crónica entre narrativa y lírica que me cautivó; así que lo siguiente fue buscarlo en la librería, y me hice con Tres fresnos, un corto volumen de poesías, donde encontré la que desde entonces es una de mis composiciones favoritas, «De la mano»:

No somos mucho: un hombre y una niña
en la húmeda noche de verano.
Nadie nos mira, nadie nos conoce.
Y vamos de la mano entre las sombras,
sin prisa, mientras muge el mar inquieto.
[…]

Ahora, mientras escribo estas líneas —y al buscar la poesía, para asegurarme de que no me traiciona la memoria en sus primeros versos—, he visto que Eduardo Jordá no tiene ni siquiera su propia entrada en la Wikipedia. Probablemente nada muestre mejor a las claras su condición de autor menor, y su reducción a círculos pequeños, más regionales que los que suelen saludar a las grandes plumas, que sin serlo más de la cuenta en realidad —Javier Marías como caso paradigmático, o Murakami a escala planetaria— gozan del beneplácito y la propaganda de los grandes círculos mediáticos, así como la adulación de los críticos que tienen el pan bien puesto a la mesa. Pero es la consecuencia del mercado del ocio, que es también el que en sus aledaños ha de dejar medrar a estos autores menores que el tiempo se encargará de asegurar su pervivencia. Así que me quedo con esa nota mental: aprovecha, Carlos, tu condición de editor de la Wikipedia, y créale una pequeñita entrada a Eduardo Jordá.

Me estoy yendo bastante por las ramas. Quería hablar de Lo que tiene alas, y si acaso un poco de Jordá.

Lo que tiene alas es un ensayo que debería de ser lectura recomendada en institutos, en bibliotecas, en casas particulares, y si se me apura, en geriátricos y manicomios. Porque es un ensayo que lleva a más lecturas, y que tiene el potencial de agrandar y magnificar el gusto por los libros. Se trata de una pequeña colección de textos que analizan, tomando como punto de partida un taller literario que llevaba Jordá en Sevilla, pequeñas obras maestras de la literatura. Gógol, Melville, Flaubert, Tolstói, Chéjov, Henry James, F. S. Fitzgerald, Zweig, Cortázar, Flannery O’Connor, Onetti, Kawavata, Cheever y Carver son los autores cuyas obras —siempre breves, para acomodarlas al formato del taller— aquí se desgranan. Y se hace con sencillez, con esa facilidad de explicar el engranaje que hace funcionar la obra narrativa, que clarifica al mismo tiempo que no pierde nada de la profundidad que se esperaría para respetar la inteligencia de todos los lectores. No hay aquí nada de la pesada e inaccesible exégesis en la que se ha transformado cierto tipo de crítica académica, y sí una muy atinada guía para entender y duplicar el disfrute de la lectura de grandes clásicos. Desde su experiencia de narrador, Jordá va transmitiéndonos el por qué de determinadas elecciones de puntos de vista, de espacios, de lo que se quiere mostrar en cada historia y lo que queda fuera de sus terrenos… sin descuidar juicios interpretativos y explicaciones que no pretenden, pese a todo, formar canon, sino espolear al lector para que siga el mismo proceso interpretativo, con juicio, con lectura reposada, aunque termine divergiendo en su lectura final.

Lo que tiene alas es, en definitiva, el trasvase de experiencia desde un escritor que es, ante todo, un gran lector, y que nos permite utilizarlo a modo de muleta, o de apoyo, cediéndonos su brazo, para adentrarnos en uno de los bosques más maravillosos que existen. Puede que quien se acerque a Lo que tiene alas ya haya leído alguno de los libros ahí analizados, o ninguno, o incluso todos, pero lo que es seguro es que después de leer sobre ellos, querrá leer o releer esos relatos, desde la perspectiva y la sabiduría que otorgan el haber compartido el punto de vista de un lector excepcional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s