La vieja tigresaSinopsis. Vuelve Miguel Noguera con otro de sus exitosos compendios de ocurrencias, vislumbres y chiribitas intelectuales: La vieja tigresa o el erotismo en la senectud es el segundo volumen de la «Colección Noguera» después de Mejor que vivir y tras haber vendido más de 30.000 ejemplares de sus obras anteriores. La crítica es unánime, Miguel Noguera es uno de los grandes creadores de este siglo: «Tengo la completa seguridad de que ha aparecido un genio entre nosotros, alguien que se ha inventado algo nuevo.» Borja Cobeaga «Hay que rendirse a él o matarlo para que no se rinda otro.» Manuel Jabois «Es el Ferran Adrià de la risa.» Jordi Costa «Noguera es al humor lo que el contorsionismo es al circo: un intento de forzar los límites de la estructura humana con figuras que son al mismo tiempo estéticas y monstruosamente temerarias.» Sergi Pàmies «Se da algo que no se daba en este país desde Chiquito de la Calzada: Noguera te da herramientas para pensar como Noguera.» Berto Romero «Absolutamente asombroso, energético, divertidísimo.» Ignacio Vidal-Folch «Noguera nos invita a revolucionar el día a día.» Mercedes Cebrián «Es el cómico español más deslumbrante de esta generación. No hay nadie como él en el Mundo.» Hematocrítico «Si el mundo se acaba pronto al menos podremos decir que alguien rozó con la punta de los dedos los límites expresivos de lo gracioso.» Nacho Vigalondo

La vieja tigresa o el erotismo en la senectud. Miguel Noguera

Blackie Books | marzo 2015 | rústica con solapas | 191 pp.
ISBN: 9788416290161


Miguel Noguera tiene mucho éxito. Miguel Noguera ha divertido a incontables personas, incluyendo a algún amigo mío que lo tiene por ídolo. Normal que lea entonces La vieja tigresa o el erotismo en la senectud, su tercera incursión en Blackie Books. Este libro es desenfadado. Como ese tigre tuerto con la morfología de un teckel gordo, y el perrito Blackie, más armónico y tan peludo, mostrándose contento, arriba a la derecha —rodeado por las letras de la editorial—, que nos saludan desde la cubierta. También vemos a «Miguel Noguera», opacando el título, en letras grandes y blancas para que contrasten más con el luto riguroso del negro. Un libro simpático. En la contracubierta, multitud de elogios y lamidas de gentes del más diverso pelaje. Así que me hice con él, y ya en casa me dispuse a abrirlo. Comenzando con las solapas, que la lectura se degusta regodeándose en lo accesorio antes de entrar en el texto en sí. La solapa izquierda tiene una biografía —sorprendentemente seria— del autor. La solapa derecha me gustó más: un inventario.

La vieja tigresa -  Solapa 2
Las fotos son una mierda. Las tomé con el móvil sin el palo selfie

¡Alto! Leyendo entretenido lo que hay en el libro algo me ha asaltado la mente y he tenido que volver atrás. Fijaos en el segundo elemento de la lista: ¿«0 cafeterías»? ¿En serio? Algo chirría. Volvamos a fijarnos en la contracubierta:

La vieja tigresa -  contracubierta
He cortado a la perrita Blackie, a la derecha, y me duele en el alma

¡Ahí está! En las propias palabras de Noguera: «tranquilo y solo en una cafetería». En una cafetería. ¿Pues no habíamos quedado en que en este libro había «0 cafeterías»? Aunque enumerar las cafeterías en la lista era ya una manera de introducir al menos una cafetería en la lista —que toleramos—, reincidir no es más que ser una engañifa, una trampa. Si bien se puede obviar esa mención tramposa del inventario, ¿se puede obviar esa mención a la cafetería en la contracubierta? A fin de cuentas, la contracubierta también es parte del libro, ¿no? El libro en el que hay «0 cafeterías».

Odio estos momentos. Te aproximas a una nueva obra con toda la ilusión del mundo, y de repente, hay algo que te hace desconfiar. Que no haya cafeterías y que después haya cafeterías, por ejemplo. Así es cómo, avispado que es uno, intuye la estafa de la que puede ser objeto. Intuición que apenas en la página 17 se trueca en certitud. Hemos sido engañados por un escritor sin escrúpulos con veleidades de dibujante:

La vieja tigresa -  p. 17
Dos desconocidos se miran largamente en la CAFETERÍA

¡En la cafetería! ¡En la cafetería, oigan! ¿Pues —insisto— no habíamos quedado en que había «0 cafeterías» en este libro? Vale en el inventario. Vale en la contracubierta. ¿Pero en el mismo libro? Las expectativa se ven, definitivamente, defraudadas. No solo se mencionan repetidas cafeterías en el libro, sino que se dibujan, a veces de manera sibilina:

La vieja tigresa -  p. 121
Mesas de mármol. Cualquier persona con dos dedos de frente sabe que ese dibujo es de una cafetería

Bares, cafés y camareros con chaleco y pajarita están por todos lados. Esos camareros que, como los bares que tienen lámparas de araña, sabemos que son cafeterías y no otra cosa, pálidas imitadores de las lujosas cafeterías del XIX. Cafeterías, cafeterías por todos lados.

La vieja tigresa -  p. 74
No lo llames cafetería. Sabemos que es una cafetería. Ahí tenías que haber acabado, Noguera

Vamos, que puedo hacer yo mi propio inventario con todas las cafeterías que he pillado, y dejando aparte, por ser amable con el autor, más de uno y dos y tres casos dudosos:

La vieja tigresa -  p. 161 La vieja tigresa -  p. 160 La vieja tigresa -  p. 144 La vieja tigresa -  p. 139 La vieja tigresa -  p. 119 La vieja tigresa -  p. 116 La vieja tigresa -  p. 88 La vieja tigresa -  p. 87 La vieja tigresa -  p. 86 La vieja tigresa -  p. 81 La vieja tigresa -  p. 77 La vieja tigresa -  p. 57

Con todos estos ejemplos creo que se sobra y se basta para entender la descomunal estafa que es La vieja tigresa o el erotismo en la senectud. Lo que provoca que, ante la más que evidente falta de honestidad de Miguel Noguera, no pueda recomendar este libro. Si lo veis en librerías, advertid al librero, para que pueda tomar la prudente acción de retirarlo de su establecimiento.

Cafeterías, cafeterías por todos lados. Me cago en mi estampa.


Una reseña totalmente distinta de este libro se publicó como opinión quelibroleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s